jueves, 23 de noviembre de 2017 2 comentarios

Balenciaga, Grande entre los Grandes

     Cuando se habla de moda, de Alta Costura, a todos los amantes de la moda nos viene a la cabeza nombres como el de Christian Dior, Cristóbal Balenciaga, Coco Chanel, Yves Saint Laurent... diseñadores que amaban a la mujer, que creaban diseños para hacerla más bella, más elegante... Y sin saberlo, creaban diseños para seguir haciéndonos soñar muchos años después de su muerte.


     Entre todos estos grandes nombres hay uno que es considerado como el verdadero padre de la Alta Costura y no es otro que Cristóbal Balenciaga. Español, nacido en Guetaria (Guipuzcua) en 1895, desde pequeño soñaba con ser modisto. Seguramente esta pasión le vino porque su madre era costurera. Así a los 13 años,abordó a una de las señoras para las que su madre cosía, la Marquesa de Casa Torres (abuela de la que fue la reina Fabiola de Bélgica), que veraneaba en Guetaria, y le propuso hacerle una copia del modelo que llevaba. El resultado fue tan magnífico, que de ahí en adelante se convirtió en su mecenas.


     Tras años de incipiente éxito, Balenciaga abrió una tienda en San Sebastian llamada Eisa (en honor a su madre) que, posteriormente, se expandiría a Madrid y Barcelona. Por desgracia, cuando estalló la Guerra Civil Española se vio forzado a cerrar sus tiendas y se trasladó a París, donde abrió su atelier en la Avenida George V (agosto de 1937). Introdujo una nueva silueta para la mujer; líneas fluidas y volúmenes sorprendentes: la línea tonneau, el look semi-entallado, las faldas balón, el baby-doll, el vestido saco... Era capaz de montar un vestido con un paño de tela, sin apenas cortes ni costuras. Su estilo se sostenía sobre una máxima: hacer algo bello que disimulara los defectos.


   
Vigilaba con tesón su vida privada, aunque la historia demuestra que vivía abiertamente como homosexual. De hecho, el gran amor de su vida fue Wladzio d'Attainville, un aristócrata polaco-francés. Mientras Balenciaga se ocupaba de los trajes, Wladzio de los sombreros. En 1948, Wladzio murió en Madrid y Balenciaga nunca se recuperó. En su desfile de aquel año todos los trajes fueron negros y es probable que se deba al luto por D'Attanville el triunfo del negro como color chic. Posteriormente trabajó con el español Ramón Esparza.  Los sombreros de Balenciaga eran tan elaborados que durante la II Guerra Mundial, las autoridades cerraron sus talleres, acusándole de excederse en el uso de tejidos y de fomentar la sombrerería extravagante.




     Al contrario que otros diseñadores que sólo abocetaban sus creaciones, Balenciaga era capaz de diseñar, cortar, montar y coser un vestido de principio a fin. De ahí que Coco Chanel llegase a afirmar: "Es el único de nosotros que es un verdadero 'couturier'". Incluso Dior afirmó: " La alta costura es como una orquesta cuyo director es Balenciaga. Nosotros, los otros 'couturiers', somos los músicos y seguimos las directrices que nos marca". En su taller se formaron muchos modistos, algunos de los cuales alcanzarían fama internacional como Paco Rabanne, André Courrèges, Emanuel Ungaro, Hubert de Givenchy u Oscar de la Renta.


     La lista de sus clientas de la Alta Sociedad y actrices es muy larga: Mona Bismarck, Gloria Guiness (normalmente incluida en la lista de las Mejor Vestidas), Pauline de Rotschild, la Reina Fabiola de Bélgica, Rachel L. Mellon, Greta Garbo, Grace Kelly, Ava Gardner, Marlene Dietrich... Todas sus clientas sabían que debían acudir solas a las pruebas porque a él no le gustaban los "curiosos", y que no se podía ni fumar ni hablar mientras él estuviera presente.



     Balenciaga siempre creó Alta Costura, nunca Prêt-à-porter. Su único acercamiento al Prêt-à-porter  fue el uniforme de las azafatas de Air France. Casi un millón de piezas entre trajes y complementos. Y aunque sus usuarias lo criticaron duramente, posteriormente estos uniformes fueron estudiados por Nicolas Ghesquière, el joven que resucitó la casa Balenciaga tres décadas después de su cierre. Sus colecciones claramente se basaban en los archivos del fundador.

Nicolas Ghesquière
     En 1968 se retiró del mundo de la Alta Costura, a causa de la pérdida de rentabilidad del negocio, principalmente, por la fuerte carga impositiva de los impuestos franceses que se comían la mayor parte de los beneficios y a que los americanos dejaron de comprar Alta Costura francesa, en buena medida por la política anti-americana del General De Gaulle (los americanos suponían cerca del 70% de su clientela). Pero el cierre de su maison no supuso la desaparición de la marca Balenciaga, como has leído anteriormente. En 1986 Jacques Bogart S.A. adquirió los derechos de la marca a los herederos de Balenciaga y a día de hoy muchos de sus productos están en las wish lists de las más fashionistas gracias a sus bolsos.


     Su presencia en museos del mundo es constante y he tenido la suerte de visitar la exposición que actualmente se encuentra en el Victoria&Albert Museum, de Londres: "Balenciaga, Shaping Fashion". Si visitas esta ciudad antes del 18 de Febrero, no dejes de ir. Ver sus diseños y el de otros diseñadores influidos por él es todo un lujo.
Todas las fotos y vídeos que acompañan esta entrada fueron tomados por mi. Espero que disfrutes tanto como yo lo hice...

Oscar de la Renta

Hussein Chalayan

Josep Font para Del Pozo

André Courrèges

Hubert De Givenchy
lunes, 13 de noviembre de 2017 0 comentarios

Dolores Promesas y Su Línea Capilar.

     Hoy os quiero hablar de la línea capilar de Dolores Promesas que he podido probar gracias a la plataforma Youzz. Si no conoces Dolores Promesas, te diré que es una firma de moda española caracterizada por su buena calidad y sus piezas ligeramente vintage. Tras su éxito en la moda, se lanzaron a la aventura de crear una línea cosmética (champú, acondicionador, jabones de baño, fragancias...) que puedes encontrar en  Alcampo, Perfumerías IF y Amazon, entre otros. Toda la colección se caracteriza por un aire retro y coqueto que enamora.


      Fui seleccionada junto a otras 499 afortunadas y me enviaron a casa un kit que contenía un champú para cabellos castigados y un acondicionador instantáneo para mi; y algunas muestras para regalar a amigas y conocidas.
     Lo que más me gusta y convence de los dos productos es el champú. Tiene un olor un poco retro, nada habitual en los champús actuales, que a mi me gusta. Promete restaurar nuestro pelo gracias a la queratina, que mejora su brillo, reduce las posibles roturas y facilita su peinado; además, no tiene parabenos ¿Cómo lo uso? Siempre aplico dos manos de champú, aclarando el pelo las dos veces y tras su uso, he de decir que encuentro mi pelo con una agradable sensación de suavidad.


     El acondicionador bifásico, también enriquecido con aceite de argán y acondicionadores, no necesita aclarado y viene en una bonita botella en forma de spray. Su textura es líquida, para nada pegajosa y desenreda muy bien el cabello ¿Cómo usarlo? una vez que te has lavado el pelo, sécalo con una toalla y aplícate el producto, pero no te olvides de agitar antes el envase. Por desgracia, tras su uso, he llegado a la conclusión que no es un producto que se adecue a mi pelo porque me queda bastante electrizado. Tras varios lavados comprobando esto, me he lavado el pelo con el champú junto a mi mascarilla habitual y no he notado esa electricidad estática. Tengo un pelo muy fino y quebradizo, muy fácil de electrizar y quizá necesito un producto que le de más cuerpo. Pero esto no quiere decir que considere que el producto no sea bueno, sino que simplemente no le sienta bien a mi pelo. Considero que este producto es más bien un protector del cabello y yo necesito algún producto que me lo hidrate más, como una mascarilla nutritiva.


     Por eso, si eres fan de Dolores Promesas o, simplemente, te apetece probar nuevos productos, te recomiendo que lo utilices. Cada una somos un mundo y por lo que he leído a otras compañeras a ellas les ha ido muy bien. Son productos que están muy bien de precio (rondan los 3€) y que incluso te pueden salvar de hacer algún regalo a alguna amiga porque su presentación es fantástica.

     ¿Has probado alguno de estos productos? ¿qué tal te han ido?



     PD: Si quieres formar parte de Youzz, puedes entrar utilizando mi código L5pGYoFDSv
   

domingo, 9 de julio de 2017 0 comentarios

Coco Chanel y el Arte. Más Allá de la Moda

     Si estás por Valladolid, o estás pensando en hacernos una visita, te recomiendo una visita a la Sala de Exposiciones de la Pasión y disfrutar así de la exposición que hay acerca de Coco Chanel (hasta el 27 de Agosto)


     Nacida como Gabrielle Chanel, es una de las figuras más importantes del siglo pasado. No sólo cambió la moda de su tiempo, sino que a día de hoy su firma, Chanel, sigue siendo sinónimo de moda, calidad y Alta Costura. En esta exposición podemos disfrutar de fotografías de Coco, de algunos de sus diseños (ropa, calzado...) y también obras de otros artistas con los que la gran diseñadora compartió pasiones  y gustos en el París del siglo pasado. Ella no se consideraba una artista y así llegó a afirmar que "la moda no es un arte, es un oficio. Que el arte haga uso de la moda es más que suficiente para la gloria de la moda".

Coco Chanel (Cecil Beaton, 1937)
      Chanel supo relacionarse con los más destacados artistas e intelectuales de su tiempo. Así entabló un amistad duradera y fructífera con José María Sert y su esposa, quienes la llevaron por 1ª vez a Italia, donde descubriría la importancia del arte clásico. Él incluso decoraría su apartamento y su esposa, Misia, fue amiga íntima de la diseñadora hasta su muerte.
     También se relacionaría con Pablo Picasso, de quien admiraba su talento y su personalidad y de quien llegó a afirmar que "amaba su pintura, aunque no la comprendiera en absoluto" y "no sé si es un genio. Es difícil decir de alguien que se conoce que es un genio; pero estoy segura de que forma parte de esa cadena invisible que va uniendo, a través de los siglos, unos genios con otros"
     Con Jean Cocteau, a quien conoció a través de su amiga Misia, mantuvo una fructífera relación. Así cuando éste estrenó su obra Oedipo Rey(1927), el vestuario corrió a cargo de Chanel. Y fue él quien le presentó a Apeles Fenosa, con quien la diseñadora mantendría un idílio, a pesar de la diferencia de edad entre ambos. Testigo de este romance sería el fotógrafo George Hoynigen-Huene, en cuyas fotos vemos a Coco convertida en musa de Fenosa; las fotos de ella en la Rue Cambon con la escultura de él "La Flûtiste", presente en la exposición, y el Hotel Ritz de París, donde Fenosa se instaló gracias a ella.

La Flûtiste (Fenosa)
   
Chanel y "La Flautista" de Fenosa (Cecil Beaton)
      La generosidad de Coco era de sobra conocida en la época: mecenas de Diaghilev, de quien llegó a cubrir los gastos de su entierro en Venecia; financió a Cocteau, a Fenosa y también a Paul Elouard.
   
     En esta exposición también se puede disfrutar de uno de los más celebres retratos de la diseñadora de Man Ray; de quién también  se muestra uno de sus retratos de Salvador Dalí, uno de mis artistas favoritos, con quien Coco pasó 2 semanas en Arcachon (1939), y quien era el único pintor del que poseía un cuadro.


     En Septiembre de 1939, tras la declaración de la Segunda Guerra Mundial, Coco cierra su taller de costura y se recluye en su apartamento de la Rue Cambon, donde pasa largas temporadas con su protegido y vecino, el bailarín Serge Lifar. Tras una relación con un diplomático alemán, se ve obligada a exiliarse en Suiza.  Aunque en 1954 vuelve al trabajo en París y no lo abandonará hasta su muerte, el 10 de Enero de 1971. Y tal como ella afirmó ("todo lo que es moda pasa de moda, el estilo jamás" y "para ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente"), Chanel sigue en lo más alto de la moda y sus diseños siguen tan actuales como en el siglo pasado; ese toque diferente es lo que ha hecho de sus diseños algo atemporal y una verdadera obra de arte.






     Fuentes: folleto informativo de la exposición.
 
;